martes, 10 de abril de 2018

Sobrarbesiren cardieli

Sobrarbesiren cardieli es un nuevo género y especie de sirenio o “vaca marina”, localizado en el yacimiento CS41, comarca de Sobrarbe, provincia de Huesca. Ha sido descrito por paleontólogos del grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza, encabezados por Ester Díaz Berenguer, junto con Ainara Badiola de la Universidad del País Vasco. Mi agradecimiento hacia ellos, tanto por su gran trabajo de investigación como por el nombre elegido para este sirenio.

Descubrí del yacimiento paleontológico CS41 el día 10 de agosto del año 1997.  Encontré diversos restos óseos: escápula, húmero, ulna, costillas llamativas y gruesas... todo bastante fracturado. En aquellos momentos desconocía a qué tipo de animal podrían pertenecer estos huesos fósiles.
Costillas de Sobrarbesiren cardieli, yacimiento S3, Museo Paleontológico de Sobrarbe

Escápula, húmero y ulna de Sobrarbesiren cardieli,
yacimiento CS41,
Museo Paleontológico de Sobrarbe
 
No eran los primeros restos que encontraba de este tipo de animales. Con anterioridad, el 27/IV/1996, había visto gran cantidad de costillas con idénticas características en el yacimiento S3.

Fue el 28/XII/2008 cuando contacté por email con Ainara Badiola, especialista en mamíferos del Eoceno, en aquellos momentos integrante del grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza. Le informé de la existencia de vertebrados fósiles en la comarca de Sobrarbe, expuestos en el recién terminado Museo Paleontológico de Sobrarbe.

El sábado 24/I/2009 visitaron el museo Ainara Badiola y Diana Ramón (no recuerdo si estaba o no Raquel Rabal). Les pareció muy interesante la colección; me preguntó Ainara si sería posible ver algunos yacimientos, le contesté que sí.

El sábado 14/II/2009, en el Museo Paleontológico de Sobrarbe, recibí la visita de Ainara Badiola, José Ignacio Canudo y Gloria Cuenca. Me comunicaron que las costillas gruesas pertenecían a un sirenio, explicándome sus características principales. Fuimos a ver varios yacimientos,  entre ellos CS41. El resto de la historia es conocida, sucediéndose varias campañas de excavación promovidas por el grupo Aragosaurus. Luego tendrían que afrontar la laboriosa tarea de la preparación e investigación de los restos obtenidos en las distintas campañas, hasta culminar (de momento) con la reciente publicación en una prestigiosa revista científica, describiendo un nuevo género y especie de sirenio.

Para más información, consultar en estos enlaces:



 

 
 
 
Esqueleto de Sobrarbesiren cardieli.
En oscuro, las piezas recuperadas y estudiadas

Recreación realizada por Rosa Alonso, recortada
 

martes, 3 de abril de 2018

OSTEODERMOS DE COCODRILO EN SOBRARBE

Artículo publicado en la revista TRESEROLS, nº15, noviembre de 2017


Introducción

El orden Crocodilia engloba a grandes reptiles, pertenecientes a las familias Crocodylidae (cocodrilos), Alligatoridae (aligátores, caimanes), Gavialidae (gaviales) y a un gran número de taxones fósiles. A nivel popular suele usarse el término “cocodrilo” para denominar a cualquier miembro de dichas familias. El grupo de los “cocodrilos” es antiguo, con más de 200 millones de años de historia. Hay cientos de formas fósiles que son el resultado de la adaptación al medio en el transcurso del tiempo. Vivieron y viven en aguas dulces y saladas de zonas tropicales y subtropicales.
En Sobrarbe hay restos fósiles de cocodrilos que vivieron hace más de cuarenta millones de años, en el Eoceno, más concretamente en el Luteciense. Hubo al menos cinco géneros diferentes, entre ellos “Lamatasuchus”, Pristichampsus y Diplocynodon. Sabemos de su existencia, principalmente, por los dientes fósiles y los restos mandibulares encontrados[1].
Los osteodermos son placas óseas de origen dérmico, ubicadas sobre la epidermis y cubiertas por una capa de queratina (escamas córneas)[2]. Estas osificaciones no forman parte del esqueleto. Varios tipos de animales tuvieron, y tienen, osteodermos, como algunos mamíferos y, sobretodo, reptiles, entre ellos los arcosaurios.
En los cocodrilos la función prioritaria que desempeñan los osteodermos es la captación de calor, actuando como si fueran celdas solares, estando bien vascularizados, calentándose la sangre al pasar por estas estructuras óseas, distribuyendo el calor por todo el cuerpo, incrementando la actividad del animal. Otra función importante de los osteodermos es la protección del cocodrilo ante ataques de otros animales, puesto que ocupan su zona dorsal. Los osteodermos están en contacto unos con otros, formando una fuerte armadura protectora.
En la actualidad algunas especies, como los cocodrilos de agua salada, no presentan osteodermos en la zona ventral y los laterales, lo que mejora su flexibilidad y el nado, a cambio de una pérdida de protección. La presencia de osteodermos es importante en los caimanes y aligátores chinos, sobre todo en los ejemplares adultos[3].

Material estudiado y entorno geológico
Se han estudiado dos osteodermos que fueron hallados en el sector meridional y oriental de la Cuenca eocena de Aínsa, englobada en la Cuenca de Graus-Tremp, que forma parte de la Cuenca Surpirenaica Central, alineada paralela al Pirineo.

La Cuenca de Aínsa adquirió cierta autonomía y aislamiento gracias a la actividad tectónica y la formación de los anticlinales de Boltaña y Mediano, orientados N-S. En ella es posible reconocer una enorme diversidad de ambientes sedimentarios, desde deltaicos al sur (Formación Sobrarbe) hasta marinos profundos en la zona de Aínsa-Boltaña (Formación San Vicente). En el transcurso de varios millones de años dicha cuenca se fue rellenando, actuando simultáneamente tectónica y sedimentación.

Los dos osteodermos fueron recolectados en la Formación Sobrarbe, en dos yacimientos: S3 y L8.

Los dos osteodermos estudiados, muy diferentes en tamaño. Vista dorsal

El yacimiento S3 se ubica al oeste de Samitier, término municipal de La Fueva. Se trata de un estrato de arenisca gris azulada, de varios metros de espesor. La arenisca es de grano medio y grueso, habiendo localmente cantos rodados de un diámetro superior al centímetro. En superficie, la roca puede estar alterada y transformada en arena, pero en profundidad se presenta con una gran dureza y buena cementación. Hay algunos niveles, de espesor variable, que son ricos en materia orgánica, observándose pequeños lentejones de carbón. A techo de este estrato se hallan unas margas gris-azuladas.

En este estrato hay pequeños fósiles de gasterópodos y bivalvos, siendo frecuentes los ostréidos. Localmente hay moldes internos de bivalvos de mayor tamaño, de varios centímetros de longitud. Los fósiles de invertebrados son abundantes, dispersos en una zona de unos 400 metros cuadrados de superficie. El osteodermo fue localizado a un metro de una mandíbula de cocodrilo longirrostro de gran tamaño.

El yacimiento L8 se emplaza al norte de La Pardina, término municipal de Aínsa-Sobrarbe. Margas gris azuladas de espesor métrico. Presencia en superficie de fragmentos de placa del caparazón de tortuga, e invertebrados, principalmente gasterópodos del género Potamides y afines.

Osteodermo del yacimiento S3

Es de gran tamaño y grosor, alcanzando 59,6 mm la dimensión máxima en diagonal. Grosor máximo de 13,3 mm, asociado con la cresta. Contorno trapezoidal. Superficie dorsal convexa, con ornamentación alveolar. Alveolos de distribución irregular y tamaño variable, habiendo grandes diferencias entre ellos. Cresta medial que recorre longitudinalmente parte de la superficie dorsal.

La superficie ventral es cóncava, lisa y con finos orificios asociados a algunos alveolos de la superficie dorsal.

Osteodermo del yacimiento S3. Vistas dorsal (A), ventral (B) y en sección axial (C)

 

Osteodermo del yacimiento L8

Es de menor tamaño que el anterior, teniendo 30,5 mm la dimensión máxima en diagonal. Grosor elevado, alcanzando un máximo de casi 10 mm, asociado con la cresta. Contorno de rectangular a trapezoidal. Superficie dorsal marcadamente convexa, con ornamentación alveolar. Alveolos grandes y abundantes, siendo su contorno circular o elíptico. Cresta medial muy desarrollada, recorriendo longitudinalmente la superficie dorsal. Superficie ventral cóncava, lisa y con cinco finos orificios bien marcados y de distribución irregular.

Osteodermo del yacimiento L8. Vistas dorsal (A), ventral (B) y lateral (C)

Deducciones
En la Cuenca eocena del Duero se describieron cuatro morfotipos de osteodermos, con una distribución relacionada con los dientes de diversos géneros de cocodrilo, deduciéndose una correlación tal que permitía asignar dichos morfotipos con los géneros de cocodrilo descritos en la zona[4].

En la Cuenca de Aínsa los registros de osteodermos son de momento mucho más escasos. El osteodermo del yacimiento S3 hay que ponerlo en relación con “Lamatasuchus”, un cocodrilo longirrostro de gran tamaño, ausente en la Cuenca del Duero. El osteodermo del yacimiento L8 podría corresponder al género Asiatosuchus sp., aunque con reservas.
 


[1] CARDIEL LALUEZA, J (2012), “Vertebrados fósiles de Sobrarbe”. Revista de l´Institut Català de Mineralogia, Gemologia i Paleontologia, época V, nº 34/35 (2012), pp. 51-54.
[2] THIAGO DA SILVA MARINHO et al. (2006), “Morfologia de Osteodermos de Crocodilomorfos do Sítio Paleontológico de Peirópolis (Bacia Bauru, Cretáceo Superior)”,  Anuário do Instituto de Geociências - UFRJISSN 0101-9759, Vol. 29 - 2 / 2006   p. 44-53
[3]http://elguardiandeloscristales.com/wordpress/cocodrilos-osteodermos/
[4] LUIS ALONSO SANTIAGO et al. (2009), “Nuevo género de Crododylia del Eoceno Medio de la Península Ibérica (Zamora, España): Duerosuchus piscator, nov. gen.,  nov. sp.”, Studia Geologica Salmanticensia, 45(2). PP.149-173.
MARTÍN DE JESÚS, S. et al. (1987) “Los Crocodylia del Eoceno y Oligoceno de la Cuenca del Duero. Dientes y osteodermos”, Revista española de Paleontología, 2, 95-108.
 

domingo, 28 de enero de 2018

Diente de tiburón


 
Arriba se ve un diente de tiburón englobado en un estrato conglomerático, con abundantes cantos rodados. También se observa lo que parece ser una radiola de equínido y varios Nummulites.

Eoceno, turbiditas, Formación San Vicente.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Ortofragmínido afín a Actinocyclina


 
Este macroforaminífero bentónico, de la familia Discocyclinidae, se caracteriza por tener una forma muy aplanada, y por poseer una protuberancia central semiesférica de la que parten gruesas costillas radiales.
Luteciense, Eoceno, Sobrarbe. 

jueves, 26 de octubre de 2017

Fósil indeterminado


 
 

 
Cuando uno anda por el monte debe estar abierto a las sorpresas. Es una maravilla poder decir “no lo había visto nunca”. En el monte de Castellazo, no hace mucho, me encontré con el pequeño fósil que se ve en las dos fotografías de arriba, incrustado en una caliza. Por su aspecto recuerda a un diente que conserva el esmalte, aunque a decir verdad no tengo ni idea. Se agradecerá cualquier sugerencia.  

viernes, 6 de octubre de 2017

Nobiliario de Sobrarbe, ya a la venta. Presentación.


Por fin es una realidad el “Nobiliario de Sobrarbe”.

A la venta en el Museo Paleontológico. También se envía por correo. PVP 30€. Es necesario llamar por teléfono al 649683498, o enviar un email a museolamata@yahoo.es

En la contraportada se da unas pinceladas sobre su contenido:

Este libro habla de nuestros antepasados, de su genealogía, de sus pequeños anhelos de grandeza, de su pertenencia a la nobleza aragonesa, de familias que vivieron en el viejo país de Sobrarbe, en un mundo muy diferente al actual, sin teléfonos, ni televisiones, ni carreteras, ni coches, ni luz, ni Internet...

Por primera vez queda plasmada en una obra la riqueza heráldica que hay, y hubo, en la comarca de Sobrarbe (Huesca). Se da una visión global del tema y se relacionan los conjuntos heráldicos con las familias y linajes. 

Estimado lector, estimada lectora, el libro que tienes en tus manos es fruto de muchos años de investigación, de consulta en múltiples archivos, de lectura de decenas de miles de documentos, de muchos viajes por la arrugada geografía de Sobrarbe.  Espero que el esfuerzo haya merecido la pena.
MAÑANA SÁBADO SERÁ PRESENTADO EL LIBRO EN BOLTAÑA. ESTÁIS INVITADOS.

sábado, 20 de mayo de 2017

Esponja del Eoceno, afín a Pleuroguettardia sp.


Este ejemplar fue donado al museo a principios de este año, por parte de Gerrie van Dorst, vecino de La Valle de Sieste.
Vista general dela esponja
 
Vista lateral

 
Detalle
 
Esponja muy peculiar, radial, globosa, con 15 brazos tubulares que parten de una cavidad central que tiene sección transversal ovalada. Brazos de longitud variable, rectilíneos cerca de la cavidad central, y en zigzag lateralmente.

Eoceno, Sobrarbe, ambientes marinos profundos.


lunes, 6 de marzo de 2017

El Museo cuenta con una nueva sala





 
Desde primeros de año el Museo cuenta con una nueva sala expositiva, la Sala Monclús, dedicada al despoblado de Monclús.
Se exponen diversos restos que nos aportan información de este interesante poblamiento medieval en el cual vivió una importante comunidad judía. Hay cuatro vitrinas. A finales de año se colocarán los paneles explicativos.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Terebratulina tenuistriata, braquiópodo del Eoceno


Braquiópodos vistos desde la valva dorsal o braquial

Valvas ventrales o pedunculares
En las dos imágenes de arriba se observan distintos ejemplares del género Terebratulina, posiblemente Terebratulina tenuistriata.
El tamaño y contorno de la concha varía mucho de unos ejemplares a otros. Son inequivalvos y equilaterales. Contorno generalmente de subcircular a subpentagonal, aunque también puede ser oval alargado.
La valva braquial es ligeramente convexa, plana en algún individuo. La valva ventral es siempre convexa. La superficie de las valvas está cubierta con numerosas y finas costillas tuberculadas que se van bifurcando hacia la zona anterior, generándose unas costillas secundarias.
Presencia de estrías de crecimiento, generalmente finas, aunque también las puede haber muy marcadas, siendo estas últimas bastante escasas, indicando periodos de menor crecimiento, probablemente motivado por la escasez de alimento. Comisura anterior uniplegada en ejemplares adultos, rectimarginada en los más jóvenes. Foramen redondeado a elíptico.
Vivieron en el Eoceno, en un ambiente marino algo profundo, en un fondo blando. Suroeste de Sobrarbe.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Los NUMMULITES o DINERETES


Nummulites deshayesi en la zona de Santa María de Buil, en El Sarrastaño

 
En determinadas zonas de Sobrarbe abundan mucho unos fósiles lenticulares que nos hablan de organismos unicelulares pertenecientes al orden de los foraminíferos, los cuales vivieron en el Eoceno, cuando aquí aún había mar, hace más de 40 millones de años. Los Nummulites deben su nombre a su morfología similar a las monedas (nummus=moneda, lithos=piedra), por lo que su significado es “moneda de piedra”. En Aragón reciben el nombre popular de dineretes, siendo especialmente conocidos los “Dineretes de Sevil”. Estos fósiles nos aportan mucha información científica. En Sobrarbe hay varias decenas de especies fósiles de Nummulites que son muy útiles para determinar la antigüedad de los estratos

Los Nummulites poseen un caparazón con múltiples forámenes al exterior, por donde salían finos pseudópodos que fueron usados en la captación de nutrientes, locomoción y fabricación de la concha. El caparazón o concha (es lo que fosiliza) posee una compleja estructura calcítica a base de cámaras comunicadas que crecen en espiral, generando formas discoidales. Caparazón o esqueleto intraectoplasmático, con cámaras interconectadas por poros, llamados forámenes, de ahí que se les llame foraminíferos. Al poseer dos fases en su ciclo reproductivo, resulta que hay dos tamaños muy diferentes dentro de la misma especie, formas macrosféricas (asexual, tamaño pequeño) y microsféricas (sexual, tamaño grande).

Los Nummulites vivieron en aguas cálidas, entre 25 y 28ºC, en todo caso a más de 20ºC. A más temperatura, mayor abundancia. Eran marinos, habitando en aguas saladas; no les gustaba los cambios en la salinidad del agua, tampoco las aguas salobres. Mejor para ellos el ambiente de prodelta que las costas. Abundaron en las aguas marinas poco profundas, máximo 60-80 metros de profundidad. Los Nummulites grandes vivieron en zonas muy poco profundas, siendo especialmente frecuentes en zonas pobres en nutrientes orgánicos, colonizando amplias áreas, sin apenas competencia. Les gustaba las aguas sin turbulencias, tranquilas, con mínima acción de las corrientes de fondo. Colonizaron las plataformas someras y mares epicontinentales, con poco aporte fluvial y escasez de oxígeno. En los momentos transgresivos, cuando el mar ocupo más terreno, los Nummulites vivieron mejor y fueron más abundantes. Se ha comprobado que los Nummulites de concha globosa prefirieron los ambientes someros, mientras que las formas planas proliferaron en aguas más profundas y fangosas.

Vivieron en equilibrio hidrostático, a veces en ligero contacto con el fondo marino. Se ha observado que algunos ejemplares perdieron el equilibrio hidrostático, lo que provocó que estuvieran en el fondo marino, creciendo de forma irregular, generándose ejemplares asimétricos, a veces con crecimiento irregular y sinuoso, especialmente en individuos de tamaño muy grande.

Se cree que la clave para la gran proliferación de los Nummulites está en su simbiosis con las algas. En su sistema metabólico era fundamental la colaboración simbiótica con algas. En dicha relación el alga simbionte facilitaba la eliminación de CO2, incrementando la tasa de calcificación del esqueleto del foraminífero y aportando energía suplementaria, es decir, nutrientes elaborados en la fotosíntesis y utilizables por el foraminífero. El foraminífero favoreció el desarrollo de los simbiontes, “cultivándolos” como partículas alimenticias para su sustento. La fotosíntesis de las algas requiere aguas poco profundas.

En definitiva, los Nummulites fueron unos organismos unicelulares mucho más complejos de lo que a primera vista pudiera parecer.


Ejemplar de Nummulites visto en sección ecuatorial, observándose las múltiples cámaras que componen su concha. Individuo encontrado en las proximidades de la localidad de Fiscal

domingo, 6 de noviembre de 2016

Fósil indeterminado.


 
 
 
 
A veces, andando por el monte, surge la sorpresa, como me ha pasado hoy. En una pista de tierra hay un afloramiento rocoso en el cual está este bello fósil, quizá icnofósil. Se halla en margas del Eoceno, indicadoras de un ambiente marino algo profundo.

lunes, 17 de octubre de 2016

X Seminario del Geoparque de Sobrarbe-Pirineos. Turbiditas: los mares profundos de Sobrarbe

Restos fósiles de vertebrados hallados en turbiditas. Más información en el Seminario.

PROGRAMA:
Viernes 21de Octubre:
  • 10:00-14:00 h: SALIDA DE CAMPO: "Cómo reconocer turbiditas en afloramiento" a cargo de D. Pau Arbués Cazo, Universidad de Barcelona, Facultad de Geología, Dpto. de Dinámica de la Tierra y del Océano.
  • El objetivo principal de esta salida es aprender a identificar diferentes facies turbidícas, es decir, el conjunto de características sedimentarias que permiten deducir procesos de transporte y sedimentación propios de sistemas turibidíticos. La salida se realizará en autobús desde la Sede de la Comarca de Sobrarbe (Boltaña). Se visitará primero la Cantera de Aínsa, para identificar características propias de las facies turbidíticas. Y luego un corte del río Forcat (Labuerda), para reconocer depósitos turbidíticos y depósitos de deslizamientos submarinos.
  • 17:00 h: PONENCIA: "Las turbiditas y la Cuenca de Aínsa.", a cargo de D. Pau Arbués Cazo. Universidad de Barcelona. Facultad de Geología.
  • 18:00 h: PONENCIA: "Icnofósiles: rastros de vida en mares profundos", a cargo de D. José Ignacio Canudo Sanagustín, Director del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza.
  • 19:00 h: X ANIVERSARIO DEL GEOPARQUE DE SOBRARBE-PIRINEOS: "Retrospectiva: 10 años del Seminario del Geoparque"
Sábado 22 de Octubre:
  • 9:00-16:00 h: SALIDA DE CAMPO: "De los deltas a los mares profundos", a cargo de D. Pau Arbués Cazo, Universidad de Barcelona, Facultad de Geología. Recorrido circular en autobús, con puntos de salida en Boltaña y Aínsa, y con diferentes paradas explicativas: Mondot, Castellazo y Arcusa-Guaso. La Cuenca de Ainsa constituye un laboratorio natural para los geólogos. Uno de los factores que la hacen atractiva es la posibilidad de comprobar las relaciones entre sistemas deltaicos y sistemas marinos profundos a diferentes escalas.
  • 18:00 h: PONENCIA:"Usos constructivos, tradicionales y actuales, de las turbiditas. Su papel en la casa pirenaica", a cargo de D. Josep Gisbert Águila, Universidad de Zaragoza, Dpto. Ciencias de la Tierra, Área de Petrología y Geoquímica.
  • 19:00 h: PONENCIA: "La vida en el Eoceno", a cargo de D. Jesús Cardiel Lalueza, Director del Museo Paleontológico de Sobrarbe y miembro de la Comisión Científico Asesora del Geoparque.
Domingo 23 de Octubre:
  • 10:00 h: PONENCIA: "Las turbiditas en los fondos marinos actuales", a cargo de Dña. Belén Alonso Martínez, Instituto Ciencias del Mar-CSIC, Dpto. de Geociencias Marinas.
  • 11:00 h: PONENCIA: "Las turbiditas de Sobrarbe: ¿por qué atraen a tanta gente?", a cargo de D. Cai Puigdefábregas Tomás, miembro de la Comisión Científico Asesora del Geoparque.
  • 12:15 h: PONENCIA:: "El Eoceno: la época en que todo cambió", a cargo de D. Josep María Samsó Escolá, geólogo consultor y miembro de la Comisión Científico Asesora del Geoparque.
  • 13:00 h: CLAUSURA del IX Seminario del Geoparque de Sobrarbe.
INSCRIPCIONES:
  • La inscripción es obligatoria para todos aquellos que deseen acudir a todas o sólo a alguna de las actividades.
  • La asistencia a ponencias es gratuita, pero es necesaria inscripción.
  • Asistencia a salidas de campo: es obligatoria la inscripción y realizar el pago de 5 € por salida de campo
  • La inscripción y el pago debe hacerse a través de FORMULARIO. Tras la inscripción en el formulario, se abre la aplicación para hacer el pago on line , a través de tarjeta bancaria.
  • Fecha límite inscripción: 19 de Octubre 2016.
MÁS INFORMACIÓN:
·       Puedes solicitar más información o consultar alguna duda en el teléfono 974 51 80 25 y geoparque@geoparquepirineos.com y durante los días del Seminario en el teléfono 638712943

miércoles, 1 de junio de 2016

Costilla de sirenio en Castellazo


Costilla de sirenio una vez restaurada


Aspecto del lugar donde fueron encontrados los restos
El pasado 26 de febrero, Domingo Latre, de Castellazo, me enseñó un conjunto de “pequeñas piedras con forma de cilindro”. Le dije que eran interesantes, restos de una costilla, y me acompañó a visitar el sitio donde los encontró. También me dio el material.
Una vez unidos los 16 trozos, la costilla de sirenio ha quedado casi completa, aunque bastante desgastada por la zona que estuvo más tiempo a la intemperie.
Estamos ante un hallazgo aislado, en un lugar donde no es nada habitual ver este tipo de restos. Las margas gris azuladas que albergaban la costilla de sirenio nos indican un mar algo profundo y lejos de la costa.  

martes, 22 de marzo de 2016

Gasterópodos pulmonados del Holoceno


Ladera erosionada en la que ha quedado una pequeña parte sin ser afectada y que conserva el primitivo suelo

Gasterópodos pulmonados que murieron hace varios siglos, quedando enterrados en el suelo que ahora se va erosionando, viendo de nuevo la luz

 
En los montes de Sobrarbe hay laderas parcialmente erosionadas que nos proporcionan información del clima habido en siglos pasados. En la actualidad son frecuentes las laderas que fueron diseccionadas por importantes lluvias torrenciales y excepcionales que provocaron el deslizamiento de grandes masas de tierra.
En las laderas afectadas por la erosión quedan, a modo de cerros testigos, porciones que no han sido afectadas; a partir de ellas podemos imaginar y deducir el clima y paisaje que hubo en el pasado.

A veces, en los retazos de suelo sin erosionar, podemos encontrar restos biológicos y arqueológicos que nos aportan información de cuándo se produjeron las etapas acumulativas y la formación del suelo. En una ladera encontré restos de varias especies de gasterópodos pulmonados; seguramente que un especialista en este tipo de animales puede aportarnos información de interés.

lunes, 14 de marzo de 2016

Epigrafía hebraica en cerámica. Hallazgos en Sefarad

Foto 1. Fragmento de cerámica con tres caracteres hebreos.
Provincia de Madrid

 
En la página 116 del libro “Epigrafía Hebrea” (Madrid 2005), escrito por el Dr. Jordi Casanovas Miró, se habla de un fragmento de cerámica común en el que aparecen incisos tres caracteres hebreos (foto 1). Según el autor, en su momento debieron ser muy comunes los elementos de uso doméstico con indicaciones en letras hebreas, si bien la fragilidad del soporte hace difícil su conservación y hay que considerarlos raros. Tal es así que en el año 2005, de la época medieval en la Península Ibérica, sólo se conocían dos objetos de este tipo, uno localizado en la provincia de Madrid y otro aparecido durante unas excavaciones en el barrio judío de Barcelona.

En cuanto al significado de las letras hebreas en la cerámica, el Dr. Jordi Casanovas apunta a que podrían hacer referencia al propietario, al contenido de la misma o a su capacidad.

De lo dicho se deduce que es singular el hallazgo de un fragmento de cerámica con caracteres hebreos en Sobrarbe (foto 2) y tiene relevancia nacional. Para más información sobre la pieza ver: http://fosilesdesobrarbe.blogspot.com.es/2016/03/epigrafia-hebrea-en-sobrarbe-caracteres.HTML
Foto 2. Vista parcial del fragmento de cerámica con caracteres hebreos. Sobrarbe (Huesca)
 
Se me ocurre otra posibilidad respecto al significado de las letras hebreas: podría tratarse del nombre del alfarero y su lugar de residencia. Hay que tener en cuenta que antiguamente algunos alfareros sellaban sus obras (foto 3); era una manera de hacerse propaganda e incrementar las ventas. Esta misma técnica también era utilizada por otros gremios como los herreros.
Foto 3. Pichela o jarra de alfarería utilizada para medir o servir el vino. Lleva el sello del alfarero: JOSÉ TRILLO. NAVAL (HUESCA)
 
El estudio de la pieza hallada en Sobrarbe, por parte de un especialista en epigrafía hebrea medieval, seguro que puede aportar información que clarifique el asunto.